¿Qué es un redactor SEO?

¿Qué es un redactor SEO?

Un redactor SEO se encarga de crear contenidos optimizados bajo las directrices de redacción SEO. Su objetivo es hacerlos visibles en los motores de búsqueda para atraer tráfico orgánico.

Dominar las SERPs requiere conocimientos pero, sobre todo, mucha práctica.

Para ello, el escritor SEO debe reunir las siguientes características: capacidad de investigación, poder de síntesis, conocimiento del idioma y de SEO OnPage.

También debe tener la capacidad técnica de reunir toda la información necesaria y crear una estructura de contenido única y con sentido.

Esto sin olvidar el público objetivo y los motores de búsqueda.

Quizá suene complicado, pero te aseguramos que con un poco de práctica y siguiendo nuestras recomendaciones, crearás contenidos SEO a la perfección.

La investigación como fuente de inspiración del redactor SEO

Como redactor SEO, la investigación es tu arma más potente para poder atraer visitas ofreciendo contenido de valor.

Investigar te aportará una visión analítica del tema a tratar, identificando los puntos de mayor relevancia.

Gracias a ella sabrás:

  • Qué vas a escribir
  • Para quién
  • Con qué objetivo

A partir de allí, podrás identificar el público o mercado al que te diriges, el tono y la intención de tu artículo.

Identificar palabras claves y analizar la competencia

El siguiente paso es profundizar en la investigación de palabras claves.

¿Qué términos de búsqueda utiliza tu público objetivo? ¿Qué estrategia de contenido le está funcionando a la competencia?.

Como creador de contenido SEO, Google será tu primer aliado a la hora de identificar las palabras claves.

Al ingresar el término de interés en su caja de búsqueda, recibirás tres tipos de respuesta de las que puedes extraer buenas ideas.

  • Su función autocompletar.
  • La gente también pregunta (people also ask).
  • Búsquedas relacionadas.

Con la lista de resultados, lo siguiente es conocer el volumen de búsqueda mensual y la tendencia en el uso de dichos términos.

El planificador de palabras clave de Google Ads (Keyword Planner Tool) y Google Trends, te ayudarán a identificar las palabras claves más significativas y los términos relacionados.

Con la lista creada, el siguiente paso es identificar a la competencia.

En modo incógnito, ingresa la palabra clave y selecciona los primeros cinco resultados orgánicos.

Debes estudiarlos uno a uno y entender cómo han abordado el tema. Sobre todo, identificar qué puede ofrecer tu contenido en términos de autenticidad.

Es aquí donde entra en juego tu poder de síntesis, el cual te ayudará a crear un contenido único y de valor.

La importancia de la semántica en la redacción SEO

La semántica es uno de los secretos de la redacción SEO. Determina la coherencia del mensaje y otorga mayor riqueza a los términos.

El estudio de palabras claves te permitirá identificar los términos relacionados, las palabras claves long tail y los sinónimos. Lo ideal es hacer uso de todos ellos.

La variedad aporta naturalidad al texto. Esto es importante de entender, ya que el lema principal de la redacción para buscadores es que se escribe para las personas.

Esto cobra más sentido cuando entiendes que los bots de Google emulan el comportamiento humano, valiéndose de métricas para establecer la relevancia de tu contenido.

Por lo tanto, un texto claro que satisface la búsqueda del visitante, favorecerá su permanencia en la página. Google interpretará este dato como engagement, que es la capacidad de llamar y retener la atención del lector.

En otras palabras, tu contenido será relevante para el usuario y Google te premiará por tu esfuerzo.

El valor de la estructura en la escritura SEO

Como habíamos mencionado en un principio, el escritor SEO debe tener el conocimiento técnico para estructurar el contenido. De ello depende que pueda ser entendido, tanto por las personas como por los buscadores.

Su éxito significa la indexación del artículo y su posicionamiento en los primeros resultados de los motores de búsqueda.

La estructura del contenido es la manera en que nos comunicamos con Google y le brindamos información sobre:

  • El tema principal.
  • Las palabras claves relacionadas.
  • La categoría.
  • La relevancia.

Los bots de Google leen código y determinan la importancia de las palabras claves y el contenido en base al contexto y la autoridad.

Para ello, debes entender conceptos como metatags o encabezados. Se trata del uso correcto de H1, H2 y H3.

El H1 es la palabra clave más relevante de tu contenido, el cual debe ser el título. Los términos secundarios conforman los H2 y H3.

Es importante resaltar que sólo puede haber un H1, de lo contrario los bots no sabrán cuál priorizar.

También es necesario considerar la estructura de la URL y los enlaces internos y externos.

Tu labor como experto en la redacción para motores de búsqueda es la de controlar estos aspectos y cambiarlos si detectas un uso indebido de los mismos.

Optimiza tu contenido con herramientas SEO

Redactar para buscadores incluye la optimización SEO de tus contenidos, tanto desde el punto de vista técnico como semántico.

Para mejorar la redacción SEO de tus artículos, puedes valerte de herramientas de pago externas como SEMrush, DinoRank, MOZ, entre otros.

Gracias a ellas, podrás controlar:

    • Densidad de palabras claves.
    • Canibalización de contenido.
    • Extensión del artículo.
    • Enlaces externos.<Por otro lado, el uso de Google Analytics y Search Console te permitirá realizar un seguimiento del posicionamiento de tus artículos, como así evaluar la performance de cada uno de ellos.

Consejos para redactar mejor

Lo primordial es que tu contenido sea escaneable. Para lograrlo, debes valerte de elementos de lectura rápida:

  • Título corto y con enganche (debe contener la palabra clave principal).
  • Introducción que invite a la lectura (añadir la palabra clave en las primeras líneas).
  • Uso correcto de encabezados.
  • Valerse de negritas.
  • Usar listas para enumerar características o beneficios.
  • Optimizar las imágenes (tamaño, peso, nombre de archivo, etiqueta Alt).
  • Optimizar la dirección URL del artículo (debe contener la palabra clave).

Como verás, ser redactor SEO es más que tipear palabras en un ordenador, aunque tampoco se trata de una ciencia oscura.

Conocimiento y práctica son los ingredientes principales de la fórmula para el éxito de todo creador de contenidos.

Ahora que sabes lo que es un redactor SEO, ya tienes todos los recursos para empezar cuanto antes. ¡A por todas!

Comentarios (2)

  1. Antonio Rivera
    21 mayo, 2019

    Wow, gran artículo felicidades.

    1. Jonathan De la Serna
      21 mayo, 2019

      Nos alegramos mucho que te haya gustado Antonio Rivera.
      Un saludo 🙂